Somos Vulnerables

Somos Vulnerables

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.

Efesios 4: 22-24

A veces se nos olvida lo vulnerables que somos ante los deseos que gobiernan a nuestra carne, y es que recuerda que cuando venimos a Cristo nuestro interior cambio, nuestro espíritu se renovó, pero nuestra carne sigue siendo la misma.

Nuestra carne está viciada por los deseos engañosos, anhela un placer momentáneo que luego se convierte en un dolor para nuestro espíritu y es que todos aquellos que hemos tenido un encuentro genuino con Dios nos sentiremos avergonzados cuando en momento determinado nos hemos dejado llevar por nuestros instintos pecaminosos.

Cada uno de nosotros trae un instinto pecaminoso que nos induce por naturaleza a hacer lo malo, pero cada día de nuestro existir tendremos una lucha constante, entre lo que no queremos hacer y nuestra carne nos induce a hacer, contra anhelar hacer la voluntad de Dios apartándonos del pecado.

El Apóstol Pablo comprendía claramente esta verdad y en la carta a los Romanos 7:14-25 escribe lo siguiente:

“Nosotros sabemos que la ley viene de Dios. Pero yo no soy más que un simple hombre, y no puedo controlar mis malos deseos. Soy un esclavo del pecado. La verdad es que no entiendo nada de lo que hago, pues en vez de lo bueno que quiero hacer, hago lo malo que no quiero hacer. Pero, aunque hago lo que no quiero hacer, reconozco que la ley es buena. Así que no soy yo quien hace lo malo, sino el pecado que está dentro de mí. Yo sé que mis deseos egoístas no me permiten hacer lo bueno, pues aunque quiero hacerlo, no puedo hacerlo. En vez de lo bueno que quiero hacer, hago lo malo que no quiero hacer. Pero si hago lo que no quiero hacer, en realidad no soy yo quien lo hace, sino el pecado que está dentro de mí.

Me doy cuenta entonces de que, aunque quiero hacer lo bueno, sólo puedo hacer lo malo. En lo más profundo de mi corazón amo la ley de Dios. Pero también me sucede otra cosa: Hay algo dentro de mí que lucha contra lo que creo que es bueno. Trato de obedecer la ley de Dios, pero me siento como en una cárcel, donde lo único que puedo hacer es pecar. Sinceramente, deseo obedecer la ley de Dios, pero no puedo dejar de pecar porque mi cuerpo es débil para obedecerla. ¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me hace pecar y me separa de Dios? ¡Le doy gracias a Dios, porque sé que Jesucristo me ha librado!” (Versión Traducción en Lenguaje Actual)

Creo que el Apóstol Pablo comprendía mejor que nosotros que somos vulnerables al pecado, pero me encanta la frase con la que termina su pensamiento y es: “¡Le doy gracias a Dios, porque sé que Jesucristo me ha librado!”.

Y es que Jesucristo nos ha hecho Libres, El nos dijo: “y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” (Versión Traducción en Lenguaje Actual).

Debemos vivir cada día cuidando que nuestra vulnerabilidad al pecado no nos lleve al fracaso, sino que cada día podamos buscar más del Señor para ir moldeando esas áreas débiles de nuestra vida, permitir al Señor que como Gran Alfarero pueda realizar una obra maestra en nosotros.

No nos confiemos, nuestros deseos son engañosos y en cualquier momento la vulnerabilidad puede asomar, sino que vivamos cada día cultivando una vida continua de adoración, de oración, de lectura de su Palabra, de comunión intima y relación personal con el Señor, seamos amigos de Dios, vivimos cerca de Él y aprendamos a depositar nuestras debilidades en El.

Si algo tenemos que reconocer es que todos somos vulnerables al pecado por naturaleza, pero que Cristo quiere que luchemos cada día por intentar agradarlo en todas las áreas de nuestra vida.

Pueda que seamos vulnerables, pero en Cristo podemos salir adelante, así que: 
¡No te rindas!

Autor: Enrique Monterroza

Escrito para www.enriquemonterroza.comwww.devocionaldiario.comwww.destellodesugloria.org
Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

10 comentarios:

  1. ciertamente gracias porque estas son palabras de Dios por medio de ustedes. He estado leyendo estas reflexciones y han sido de gran bendicion a mi vida. soy un joven que verdaderamente ha sido ayudado por ustedes. Dios les bendiga!

    ResponderEliminar
  2. Después de sostenerme por muchos años, la semana pasada tuve relaciones sexuales con un hombre que yo sabía es casado, me daba cuenta que estaba haciendo mal al propiciar encuentros que al fin llevarían a ello. Estuve casada y me divorcié hace 6 años, según yo me había dedicado a ser unamujer íntegra y de ejemplo para mis hijas y fiel aJesús, mi esposo ahor-eso decía-.
    Ni siquiera puedo decir como "excusa" que fue porque sentía amor. Sentía que era pura atracción sexual y no me detuve, ni siquiera me protegí de enfermedades de transmisión sexual...¡qué irresponsabilidad la mía! no me conozco en cada acción.
    Creí, que de acuerdo a mis creencias me sentiría basura al otro día, y no fue así. Sin embargo hoy a una semana de que pasó todo he caído en confusión conmigo misma, siento el vacío que significó todo pues no encontré ni satisfacción sexual-la que siempre ligué con la espiritual- ´ni tampoco que yo haya significado más que una cualquiera en la vida de este señor (por los msj que me envió). Una parte de mí se pregunta entonces si debo seguir con este camino y la otra se duele de haber tirado por la borda todo lo que yo había cuidado de mi ser-no solo físico-.Me siento decepcionada de mí, sé que le fui infiel a Jesús, a mí misma, a mis hijas y a la gente que cree en mí y me tiene en un alto concepto. Este artículo me toca y me conmueve, me duele no poder el tiempo atrás, sobre todo cuando me creí tan madura. Estoy cansada de estar sola, de no tocar una mano de no sentir una piel, de no tener un compañero.Me da vergüenza contarlo y sé que merezco un regaño o que me ignores,ayer pensaba que a quien se lo podía contar y pensé en tí Enrique, no te conozco personalmente,solo por tus correos, vivimos en países distantes, lo sé porque he buscado de que país eres, pero aún así sé que cualquiera que me conozca puede leer esto y me apena, pero lo comparto aún así. No me neorgullece lo que hice.

    ResponderEliminar
  3. Tremenda reflexión...gran verdad.

    ResponderEliminar
  4. la tentacion es dura, pero dedemos aprender a verla como una prueba, como una eleccion de lo bueno sobre lo malo dios los bendiga

    ResponderEliminar
  5. Mil gracias primeramente a DIOS, X usar este medio
    para recibir estas meditaciones de la palabra. Pues son de fortaleza para miles de hijos e hijas del SEÑOR.En lo personal esta palabra me da fueza
    en medio de la lucha constante de mis debilidades.
    llevo varios años sola,la necesidad de salir adelante en la vida me separo de mi esposo se fue lejos. y muchas veces le fallo a
    DIOS con el pensamiento o el deseo de la carne.y me duele tanto en mi corazon xq se q lastimo el corazon de mi SALVADOR. BENDICIONES HNO. X ESTOS DEVOCIONALES.

    ResponderEliminar
  6. Estimada Hermana del Segundo Comentario

    Creame que para mi seria un privilegio escucharla y darle mi opinión.

    Escribame a mi correo: contacto@enriquemonterroza.com

    Con gusto leere su carta y le contestare a la brevedad posible.

    Saludos y muchas Bendicioes

    Atte.

    Enrique Monterroza

    ResponderEliminar
  7. hola mi querida anonima: soy una persona que alguana vez estuvo en tu posicion por muchas circunstancias. `parecidas . solo te puedo decir que DIOS nunca te abandona y dale gracias a el por que esto paso por que haci vas a madurar en tu vida espiritual y te vas a fortalezer en el señor para no volver a dejarle puertas abiertas a satanas...................lee la biblia para que hay escuches a Dios y luego ora para que el te escuche y no te sientas culpable por que ese sentimiento de culpa no viene de parte del señor.........esfuerzate y se valiente

    ResponderEliminar
  8. realmente ha tocado este mensaje a mi vida .al igual ke aquela hermana ke escribe..yo tambien he pecado, siendo lo mio mas fuerte..porque es un antiguo novio ke dice ke aun me ama y yo al verlo volvi aa brir mi corazon a lo lindo ke el fue conmigo..el em amo me respeto pero yo lo deje por mi esposo kien me hizo sufrir porke el me engañaba. y ahora me excuso en lo ke pase con mi esposo para estar con mi antiguo amor...lucho muxo no saben cuanto..porke se ke cristo pronto viene y no kiero kedarme

    ResponderEliminar
  9. En mi caso dejo de pecar durante un tiempo, y cuando creo que e vencido al pecado vuelvo a caer de nuevo en estos momentos me estoy manteniendo en no caer en tentación hasta cuando no lo se pero lo que si se es que seguire luchando por no caer y si caigo me levantare y seguirre intentandolo hasta que un día con la ayuda de Dios! yo misma venza al pecado.

    ResponderEliminar
  10. me gustaria saber ke piensa el Señor de esto; del pecado ke llevamos dentro porke a pesar ke lucho por no verlo ni llamarlo se ke en cualkier momento puedo hacerlo y caer de nuevo...ohh Dios ten misericordia de nosotros..El viene a buscar una esposa sin mancha, entonces ke se puede hacer...Dios les bendiga

    ResponderEliminar

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.