Habla de Él

Habla de Él

Recuerdo mis primeros días de cristiano, cuando acababa de conocer al Señor y de entregarle mi vida, recuerdo claramente como mi corazón ardía por hablarles a otros de Cristo, de cómo él había cambiado mi vida, de cómo era ahora mi vida sabiendo que Jesús era mi Señor y Salvador.

Era muy jovencito, tenía 16 años pero eso no impedía para que en la poca oportunidad que tuviera hablarles a otros de lo que Dios había hecho en mi vida.

Ahora, el doble de años después sigo tratando de hablarles a otros de lo que Dios hace en la vida del ser humano y lo que es capaz de hacer cuando disponemos nuestro corazón para que lo haga, sin embargo con tristeza me doy cuenta que el ambiente en general ha cambiado mucho.

Recuerdo cuando era más joven ver a otros jóvenes como yo mostrando aquella pasión por Dios que los motivaba hacer cualquier cosa para hablarle a otros de Cristo y que las personas se entregaran al Señor, sin embargo me doy cuenta tristemente hoy en día que la gran mayoría de jóvenes están dedicando su vida a cualquier otra cosa que no sea la pasión por hablarle a otros de Cristo y esto no solo es entre los jóvenes, sino también entre nosotros los adultos.

¿Cuándo fue la última vez que le hablaste a alguien de Cristo o lo evangelizaste?, ¿Cuándo fue la última vez que te sentaste en el autobús con rumbo a algún lugar y le hablaste a esa persona callada que se sentó a tu lado y que seguramente estaba necesitada de una Palabra de parte de Dios para su vida?, ¿Cuándo fue la última vez que viste a esa persona con ojos triste que reflejaba una crisis pero te hiciste el desentendido porque creíste que no eras el indicado para darle una palabra?

Muchos decimos que amamos a Dios, pero hemos olvidado hablar de Él a otros.

Cuando Jesús iba entrando a Jerusalén la gente lo aclamaba y hablaba muy bien de Él, sin embargo los fariseos se enojaron y Jesús les dio la respuesta que todos necesitamos entender: “Decían: «¡Bendito el rey que viene en el nombre de Dios! ¡Que haya paz en el cielo! ¡Que todos reconozcan el poder de Dios!» Entre la gente había también unos fariseos, y le dijeron a Jesús: —¡Maestro, reprende a tus discípulos! Jesús les contestó: —Les aseguro que si ellos se callan, las piedras gritarán.” Lucas 19:38-40 (Traducción en lenguaje actual).

Cuando estamos enamorados de Dios, no podemos dejar de hablar de Él, sentimos la necesidad de hablar de quien estamos enamorados, sin embargo estoy seguro que entre nosotros hay muchos que  han olvidado hablar de Dios, que no saben ni siquiera que decir, cuando la realidad es que Dios ha hecho en sus vidas tantas cosas que no alcanzaríamos a contarlas todas, pero nos callamos, guardamos los testimonios para nosotros mismos y sin darnos cuenta llegan tiempos en donde no vemos milagros en nuestra vida y nos preguntamos ¿Por qué?, yo te preguntaría en su lugar: ¿Contaste lo que Dios hizo en tu vida la última vez que necesitaste su ayuda y Él te ayudo?, si no lo hiciste, ¿Por qué ahora te quejas de no ver milagros?, ¿Para que quieres ver milagros que no contarás y no ayudaran a otros a creer? ¡Reflexiona en eso!

Hoy te invito a HABLAR DE ÉL, hoy te invito a que cuando veas a esa persona necesitada de Dios puedas darle unas palabras, no tienes que ser un erudito de la Biblia o un teólogo capacitado para decirle a la gente lo que Dios ya hizo en tu vida, tus palabras sencillas pero sinceras harán el efecto deseado en los corazones de las personas necesitadas, Dios pondrá en tu boca las palabras exactas y su Espíritu Santo obrará en la vida de tus oyentes, tu tarea es hablar de Él, y Dios hará el resto.

¡Habla de Él y no te calles!

Autor: Enrique Monterroza
Escrito el 16 de Septiembre de 2013
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.