Sin favoritos

Sin favoritos       

Hay pasajes de la Biblia que no requieren tanta interpretación, sino que se interpretan tan fácil como se leen, ese es el caso del siguiente pasaje de la Biblia en su versión Lenguaje actual. Oro a Dios para el Espíritu Santo pueda redargüir su vida tanto como la hizo conmigo este día al leerlo.

Santiago 2:1-13 Traducción en lenguaje actual (TLA) dice:

“1 Hermanos míos, ustedes han confiado en nuestro poderoso Señor Jesucristo, así que no deben tratar a unas personas mejor que a otras. 2 Imagínense que un rico, vestido con ropa muy fina y con un anillo de oro, entra en donde ustedes se reúnen, y que al mismo tiempo entra un pobre, vestido con ropa muy gastada. 3 Si ustedes atienden mejor al rico y le dicen: «Ven, siéntate en el mejor lugar», pero al pobre le dicen: «Quédate allí de pie», o «Siéntate en el suelo», 4 serán como los malos jueces, que favorecen a unos más que a otros.
5 Escúchenme bien, hermanos queridos: Dios eligió a la gente pobre de este mundo para que la confianza en Dios sea su verdadera riqueza, y para que reciban el reino que él ha prometido a los que lo aman. 6 ¿Cómo se atreven ustedes a maltratar y despreciar a los pobres? ¿Acaso no son los ricos quienes los maltratan a ustedes y los meten en la cárcel? 7 ¿Acaso no son los ricos los que insultan a nuestro Señor?
8 Si ustedes obedecen el mandamiento más importante que Dios nos ha dado, harán muy bien. Ese mandamiento dice: «Recuerden que cada uno debe amar a su prójimo como se ama a sí mismo.» 9 Pero si ustedes les dan más importancia a unas personas, y las tratan mejor que a otras, están pecando y desobedeciendo la ley de Dios.
10 Si ustedes obedecen todas las leyes, menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas. 11 Porque el mismo Dios que dijo: «No sean infieles en su matrimonio», también dijo: «No maten». Por eso, si tú eres fiel en el matrimonio, pero matas, eres culpable de haber desobedecido la ley de Dios.
12 En el día del juicio, Dios nos juzgará de acuerdo con la ley que nos libera del pecado. Por eso, debemos tener mucho cuidado en todo lo que hacemos y decimos. 13 Porque Dios no tendrá compasión de quienes no se compadecieron de otros. Pero los que tuvieron compasión de otros, saldrán bien del juicio.”

Cuando leo pasajes como este, tan sencillos y a la vez tan verídicos, me doy cuenta que aunque estás cartas fueron escritas hace cientos de años, Dios en su infinita sabiduría sabía nuestro modo de comportarnos a un en este tiempo y nos dejo las enseñanzas escritas en ese libro tan preciado que llamamos Biblia.

La reflexión a la que te quiero invitar este día es la siguiente:

¿Cómo estamos tratando a otros?, ¿Tenemos favoritos o los tratamos a todos por igual?, ¿Estamos amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos o solo amamos a aquellos que nos aman y nos lo demuestran?

La voluntad de Dios para nuestras vidas es que comprendamos que al igual que Él no tiene favoritos, también nosotros debemos tratar a todas las personas como nos gustaría que nos trataran a nosotros, pues solo de esta forma estaremos cumpliendo el mandato de Dios de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismo.

¡Amémonos unos a otros conforme a la voluntad de Dios!

Jesús dijo:

“Traten a los demás como les gustaría que los demás los trataran a ustedes. »Si sólo aman a la gente que los ama, no hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso! Y si sólo tratan bien a la gente que los trata bien, tampoco hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso!”

Lucas 6:31-33Traducción en lenguaje actual (TLA)

Por Enrique Monterroza
Escrito el 13 de Abril de 2015
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.