Lucha Diaria


Lucha Diaria

Todos los que hemos recibido el amor de Dios en nuestra vida y que ahora vivimos para Él debemos estar conscientes que nos encontramos en una lucha diaria.

Todos los días libramos una batalla en nuestra vida, entre querer agradar a Dios y querer satisfacer nuestros instintos pecaminosos sean estos de cualquier tipo.

Aquel que no sea consciente de esto o que no le ponga el debido cuidado que se merece, se encontrara fácilmente con tentaciones de todo tipo que poco a poco lo querrán arrastrar hacia el error.

La Biblia dice: “¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.” 1 Pedro 5:8 (Nueva Traducción Viviente).

No importa lo fuerte que creas que eres, ni la enorme capacidad que creas tener para poder resistir al enemigo, no se trata de ti, ni de lo bueno que seas para esto o aquello, se trata de que al igual que todos los humanos eres de carne y hueso y con una naturaleza que te lleva fácilmente a pecar. Por esa razón el Apóstol Pedro nos recomienda: “¡Estén alerta!”, eso nos debería llevar a pensar que en cualquier momento el enemigo puede lanzar sobre nuestra vida uno de sus ataques para hacernos caer.

Por esa razón también la Biblia nos dice: “Por eso, que nadie se sienta seguro de que no va a pecar, pues puede ser el primero en hacerlo.” 1 Corintios 10:12 (Traducción en lenguaje actual). Este mismo pasaje bíblico en otra versión dice: “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1 Corintios 10:12 (Reina-Valera 1960).

No se trata de creerse muy fuerte ante el pecado y por esa razón andar en busca de el, en la Biblia leemos que Dios nos motiva a huir del pecado, a alejarnos de el y no a buscarlo: “No te dejes llevar por las tentaciones propias de tu edad. Tú eres joven, así que aléjate de esas cosas y dedícate a hacer el bien. Busca la justicia, el amor y la paz, y únete a los que, con toda sinceridad, adoran a Dios y confían en él.” 2 Timoteo 2:22 (Traducción en lenguaje actual).

Quizá los últimos días has andado detrás del pecado, te has creído lo suficientemente fuerte y has estado en lugares que tu muy bien sabes que no deberías estar.

Quizá has estado jugando poco a poco con fuego sin quemarte y eso te ha hecho creer que el pecado no puede en contra de ti, sin embargo sin que te des cuenta poco a poco estas siendo arrastrado al campo de batalla del enemigo en donde te querrá rodear y cuando lance su ataque final te querrá herir de muerte.

No permitas que el enemigo te engañe haciéndote creer muy fuerte, tú al igual que yo somos vulnerables, tenemos una tendencia a pecar y por muy fuertes que creamos que somos, podemos caer en cualquier momento. Por esa razón la Biblia nos aconseja: “Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes.” Santiago 4:7 (Nueva Traducción Viviente). Humillarse delante de Dios tiene que ver con reconocer nuestra debilidad al pecado y nuestra dependencia total de Dios.

¿Quieres realmente ser fuerte ante el pecado?, entonces humillemos delante de Dios, obedezcamos su Palabra y si su palabra nos motiva a huir de todo aquello que nos incita a pecar, entonces? ¡Hagámoslo!, humillarse delante de Dios tiene que ver con buscar cada día agradarlo a Él, reconocer nuestra necesidad de Él y reconocer que sin Él nada somos, que todas nuestras capacidades provienen de Él y por lo tanto le debemos todo.

No juegues con fuego, no creas que siempre tendrás la capacidad de parar en el momento indicado, ¿Qué tal si un día esa capacidad de la que tanto te jactas te falla?, no permitas que el enemigo te saque ventaja, al contrario, sácale ventaja tú, buscando a Dios y huyendo alejándote de todo aquello que te quiera llevar a pecar.

¡Dios busca gente determinada a huir del pecado y acercarse a Él!

Autor: Enrique Monterroza

Escrito el 2 de Julio de 2012

Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org


Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.