¿Qué hacer cuando me siento tentado?

¿Qué hacer cuando me siento tentado?

Todos estamos en una constante lucha, una lucha diría en contra de lo nuestra naturaleza pecaminosa quisiera hacer pero que sabemos que ofende a Dios. Y es que ahora que vivimos para Dios todo cambia, ahora ya no vivimos para satisfacer nuestros deseos pecaminosos sino para negarnos a ellos y con ello agradar a Dios.

Hay hábitos que a lo mejor antes practicábamos y sabíamos que desagradábamos a Dios, y ahora tratamos de evitarlos, pero no podemos negar que la sensación de volver a esos hábitos a veces aparece de la nada, es como que después de mucho tiempo vuelves a sentir la inclinación a hacer lo que hace tiempo dejaste de hacer y entonces es allí en donde se libra la batalla entre el querer hacer lo malo y evitar hacerlo.

La Biblia nos da un consejo muy sabio para esas ocasiones:

“No se dejen vencer por el mal. Al contrario, triunfen sobre el mal haciendo el bien.”
Romanos 12:21 (Traducción en lenguaje actual)

Hay hábitos que de practicarlos sabes bien que no te sentirás contento, al contrario traerán consigo frustración, desanimo, sentimiento de culpa y otros que tu mismo conoces. Y es que la mayoría de nosotros sabemos que hacer lo incorrecto nunca nos hará feliz, pero aun así insistimos en pensar y a veces hasta en llevar acabo lo malo.

Quizá estos días te has sentido inclinado a volver hacer aquello que dejaste de hacer hace tiempo porque comprendiste que estabas mal, quizá la tentación de los últimos días ha sido muy fuerte, sin embargo eso nunca será razón para caer en eso que sabes bien que no es correcto.

La Biblia nos aconseja que para vencer el mal (en este caso ese deseo profundo de ir a hacer el mal), lo hagamos haciendo el bien.

¿Qué es lo que tengo que hacer cuando me sienta muy tentado a pecar o caer en el mismo mal hábito de cual hace tiempo deje de practicar?

1.     Si te sientes sumamente tentado por lo general lo sentirás cuando te encuentres solo, por lo tanto una buena medida para contrarrestar esto es buscar compañía de personas que edificaran tu vida o te darán ánimos o consejos para vencer la tentación. (“La verdad, «más valen dos que uno», porque sacan más provecho de lo que hacen. Además, si uno de ellos se tropieza, el otro puede levantarlo. Pero ¡pobre del que cae y no tiene quien lo ayude a levantarse!” Eclesiastés 4:9-10 (Traducción en lenguaje actual)).
2.     Para vencer el mal con el bien puedes también en esos momentos de tentación ir hacer totalmente lo contrario, si te sientes tentado en lugar de ir corriendo para acceder a la tentación podría ir y doblar tus rodillas para orar pidiendo a Dios que te ayude a soportar la tentación. Jesús dio este consejo: “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Marcos 14:38 (Reina-Valera 1960).
3.     Leer la Biblia es indispensable en esos momentos de tentación, porque ella nos enseña a mantenernos firmes a pesar de cualquier situación y a tener ánimo, porque la verdad es que no hay tentación que sea insoportable, nosotros somos capaces de soportar toda tentación que venga a nuestra vida, si lo hacemos de la manera correcta. La Biblia dice: “Todo lo que está escrito en la Biblia es para enseñarnos. Lo que ella nos dice nos ayuda a tener ánimo y paciencia, y nos da seguridad en lo que hemos creído.” Romanos 15:4 (Traducción en lenguaje actual).
4.     Tenemos que entender que Dios no va a permitir que seamos tentados más de lo que podamos soportar, es decir que si estás siendo tentado en cualquier situación que sea es porque tú tienes en Dios la capacidad de vencerla, pues Dios es quien te guía hacia la victoria. “Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.” 1 Corintios 10:13 (Traducción en lenguaje actual).

Querido amigo o amiga, hoy es un día en donde Dios quiere que comprendas que la tentación de la cual estás siento presa es totalmente soportable, no creas que no vas a poder ni que eso es más fuerte que ti, cuando tu depositas tu vida a Dios y te sometes a su voluntad totalmente, entonces debes estar seguro que no hay tentación que no puedas vencer, pues Dios estará contigo dándote la capacidad para vencerlas.

Las tentaciones no van a desaparecer, lo que debemos entonces hacer es tomarnos de la mano de Dios, someternos a su voluntad, sumergirnos en su presencia para estar más fuertes y poderlas enfrentar de una mejor manera.

No le pidas a Dios que quite de tu vida las tentaciones, porque eso no es posible, mientras estemos en este mundo seremos tentados a diario, lo que si puedes pedirle es que te de la capacidad y fortaleza necesaria para enfrentarlas y vencerlas y eso solo se logra cuando nos consagramos a Dios y nuestra vida depende de Él.

¡Tú puedes!, no me digas que no puedes, no me digas que eso es más fuerte que ti, lo único que necesitas es buscar de Dios con un corazón humilde y sincero y entonces Dios hará maravillas en tu vida y esa tentación que ahora sientes que es insoportable se convertirá en algo que vencerás y darás testimonio de la capacidad que Dios te dio para vencer lo que antes creías que era invencible.

¡No hay tentación imposible de superar! ¡Cuando Dios está de tu lado eres más que vencedor!

Autor: Enrique Monterroza
Escrito el 19 de Noviembre de 2013
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.