Todo por Dios

Todo por Dios


“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”.
Marcos 12:30 (Reina-Valera 1960)

A veces estamos dispuesto a hacer todo por alguien a quien amamos o apreciamos, pero pocas veces mostramos la misma determinación por hacer todo por Dios.

Al leer la Biblia me doy cuenta que la gran mayoría de los hombres que hicieron historia y a quienes Dios eligió fueron hombres que estuvieron dispuestos a hacer TODO POR DIOS.

Veo a un Noé dispuesto a construir un arca gigante en obediencia al mandato de Dios. Veo a un Abraham dispuesto a sacrificar a su hijo por obediencia a Dios. Veo a un Moisés dispuesto a dejar la comodidad de su casa y familia por obedecer a Dios e ir a rescatar a Israel del cautiverio egipcio. Veo a un David dispuesto a morir en combate ante un gigante con experiencia en batalla solo por honrar el nombre de Dios y defender a su pueblo. Veo a un Salomón capaz de pedir cualquier cosa que quisiera que Dios le diera, pero lejos de pedir riquezas pidió sabiduría para guiar al pueblo de Dios. Veo aun Elías dispuesto a enfrentar a profetas de baal para no permitir que el Nombre de Dios se pierda entre idolatras. Veo a un Esteban y un Pablo dispuesto a morir apedreado por predicar el evangelio.

Todos estos hombres y muchos más estuvieron dispuestos a hacer todo por Dios, sin importar que sus vidas corrieran peligro, pues si intención era hacer lo que Dios les había enviado a hacer.

Yo te pregunto y me pregunto: ¿Estaremos nosotros dispuestos a hacer todo por Dios?, es decir: ¿Estaríamos dispuestos a hacer cualquier cosa por Dios?

Es hora de reflexionar en el amor que decimos sentir por Dios, que ese amor no solo sea un sentimiento pasajero producido por emociones momentáneas provocadas por una “alegría”, sino que el amar a Dios sea un sentimiento y una decisión que nos mueva a ser capaces de hacer TODO POR DIOS.

¿Queremos hacer historia?, ¿Queremos provocar cambios en nuestra generación?, ¿Queremos contagiar a otros del amor de Dios?, entonces estemos dispuestos nosotros a hacer TODO POR DIOS para que otros también quieran hacer lo mismo que nosotros.

Demostremos con hechos el amor que decimos sentir por Dios, tratando de hacer TODO POR DIOS.

“Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”
Deuteronomio 7:9 (Reina-Valera 1960)

Autor: Enrique Monterroza
Escrito el 23 de Junio de 2014
Escrito originalmente para www.destellodesugloria.org

Comparte en Google Plus

About Enrique Monterroza

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dedicar un momento de tu tiempo para Comentar este tema, creeme que tu aporte será de mucha Bendición.




Trata la manera de no desviarte del tema a la hora de comentar. Nos reservamos el derecho a publicar tu comentario.